HISTORIA

16 de Noviembre de 1922, en el local de los señores Carlutti y Facci, se reunieron los señores Emiliano Sanchez, Luis Pezzutti, Aniceto Lavezzini, Dante Lavezzini, Aquiles Lavezzini, Alfredo Lavezzini, Luis Lamarque, Eugenio Crivelli, ALberto Pezzutti, Arturo Zamó, Luis Ravaglia, Cayetano Barra y Angel Bustos Zeballos con la finalidad de fundar un nuevo club de foot-ball.

Este grupo entusiasta y emprendedor, dio inicio a la larga y fructífera trayectoria del CLUB ATLÉTICO NACIONAL.

El cargo de capitán del equipo de foot-ball recayó en el Sr. Dante Lavezzini y se aprobó al mismo tiempo el nombramiento de socios protectores. 

Su nombre original fue CLUB ATLÉTICO NACIONAL y los colores distintivos de si camiseta el amarillo y negro a fajas verticales complementadas por pantalones blancos.

Según cuentan los memoriosos, disidentes del Club A. Elortondo se separaron y formaron esta institución.

En la segunda reunión se redactaron los Estatutos, señal de que el nuevo club ya estaba en marcha. Los compromisos deportivos eran numerosos y en muchas ocasiones debían rechazarse las invitaciones por falta de fechas disponibles.

En agosto de 1924 solicitan la afiliación a la Liga Venadense de Fútbol y en 1925 inscriben a los equipos de primera y segunda división para participar en los campeonatos oficiales.

Ocurrió en el año 1934 que el Club debió cambiar su denominación, por un decreto, el Superior Gobierno de la Nación dispuso que el Estado se reservaba el uso del vocablo “NACIONAL” y por lo tanto el mismo debía figurar en instituciones oficiales, ante esta situación, adoptó el nombre de “PEÑAROL”, club uruguayo de gran prestigio, cuyos colores era los mismos que identificaban a la entidad, y en 1935 participó en la Liga Venadense de Fútbol.




Los primeros pasos como Club


En el año 1952 se inauguraron las canchas de Bochas; también se conformó el primer equipo femenino de básquet, el cual disputó partidos amistosos con clubes de localidad vecinas. 

Como resultado de un trabajo constante y disciplinado, el básquet, deporte excluyente en esos años, consigue en 1954 el máximo galardón en el Campeonato Oficial de la Asociación Firmatense. Sobrevinieron luego de los triunfos de los años 19511 y 1956 con un desempeño brillante de la mano de Salvador De Juana.